Visita Guiada a la Catedral de Santiago, el Pórtico de la Gloria y el Botafumeiro, símbolos de la ciudad y de la peregrinación

Visita Guiada a la Catedral de Santiago, uno de mayores centros de peregrinaje del mundo. El templo compostelano es misticismo, misterio y magia no solamente por albergar los restos del Apóstol Santiago, sino también por su inmenso valor arquitectónico que reúne estilos como el barroco, gótico, neoclásico, plateresco o el románico en una sola construcción.

Tras casi una década de restauración los peregrinos y visitantes ya pueden contemplar el Pórtico de la Gloria. Entrada occidental de la catedral románica, ideada por el Maestro Mateo en el 1168 y considerada una obra cumbre del arte universal.

Bajo el Altar Mayor, en una cripta de limitadas dimensiones, visitaremos las reliquias del apóstol y sus discípulos y sobre el Altar veremos suspendido el famoso Botafumeiro, un enorme incensario que se ha convertido en todo un símbolo de la Catedral. 

Visitaremos la famosa Capilla de La Corticela, donde podemos contemplar una representación de la Adoración de los Reyes Magos y alrededor de la nave principal y el deambulatorio, encontraremos hasta 16 capillas dedicadas a varios santos y vírgenes.

En el museo disfrutaremos de un viaje en el pasado hasta el siglo IX, época en la que los restos del apóstol Santiago el Mayor fueron hallados en Galicia. Descubriremos algunos secretos del Camino de Santiago mientras visitamos las obras de arte que el templo ha ido adquiriendo a lo largo de los siglos, como el Códice Calixtino.

Siguiendo la tradición compostelana, el grupo podrá asistir a la Misa del Peregrino en el interior de la Catedral de Santiago y contemplar el lanzamiento del Botafumeiro.

Durante la celebración de la misa, los participantes tienen la oportunidad de pedir el “Perdón” al Santo, contemplar el lanzamiento del Botafumeiro, así como ser testigos de la “Ofrenda a Santiago Apostol” 

El Botafumeiro es un incensario del siglo XIX que forma parte de uno de los ritos más espectaculares y únicos que se puedan ver en una catedral. Nació como remedio para perfumar y desinfectar la catedral de Santiago, ya que la llegada de miles de peregrinos al templo después de hacer un camino tan duro, y en el siglo XIX, provocaba que el olor allí fuera insoportable. 

Si quieres saber más sobre La misa del peregrino o el Botafumeiro visita nuestro blog El Camino de Santiago para estudiantes