La Compostela o Compostelana es mucho más que un diploma en Latín. Es la representación en escrito de haber logrado llegar a la meta en Santiago y visitar la tumba del Apóstol

La acreditación de la Compostelana surgió en los siglos IX y X, cuando se institucionalizó la peregrinación a la tumba del Apóstol. Aunque en un primer momento se utilizaron insignias como la venera o la concha de vieira, la facilidad con la que se falsificaban obligó a Iglesia a sustituirlas en el siglo XIII por las llamadas cartas probatorias, origen directo de la actual Compostela.

La Oficina de Acogida al Peregrino, situada a escasos metros de la Plaza del Obradoiro es el lugar donde ponemos el sello final de la Catedral de Santiago en la “credencial del peregrino” y donde se expide este certificado tradicional de la peregrinación.

Sin duda, un reconocimiento único que no se puede obtener en ninguna otra parte del mundo.

 

Condiciones para obtener la Compostela

  • Hacer la peregrinación por motivos religiosos o espirituales, o al menos con actitud de búsqueda, sin importar la religión practicada o las creencias religiosas del peregrino.
  • Hacer a pie al menos los últimos 100 km del Camino
  • Sellar la Credencial del Peregrino al menos dos veces por etapa por los lugares por donde pasa el Camino: iglesias, monasterios, catedrales, albergues, etc.

 

Traducción del latín

«El Cabildo de esta Santa Apostólica Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana, custodio del sello del altar de Santiago Apóstol, para que todos los Fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del Orbe de la tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa hasta la Tumba de Santiago, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: X ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa). En fe de lo cual le entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia“.


Fotos

 

Si quieres saber más sobre La Credencial del Peregrino o La Compostelana visita nuestro blog El Camino de Santiago para estudiantes.